Clásicos de culto

Moda otoño

La camisa, el vestido camisero y las maravillosas prendas de punto: las compras estrella de la temporada son auténticos clásicos.

Estos cinco básicos se pueden llevar de diversas formas.

1.

LA CAMISA BLANCA NO TAN CLÁSICA

La camisa blanca, que tiene el poder de convertir un conjunto simple en uno refinado, es el básico elegante que se puede llevar una y otra vez. Sin embargo, no tiene que ser necesariamente algo arcaico. Busca un diseño entallado con ribetes en contraste o una lazada en el cuello de adorno, o ambas cosas. Pondrá un punto de estilo con los básicos que ya tienes en el armario, desde vaqueros pitillo hasta faldas de punto elástico.

Para el día: añade volumen. Combínala con pantalones de pernera ancha y zapatos destalonados para ir a la oficina.

Para la noche: deja la lazada al cuello desatada y combínala con unos leggins de piel en color mora y unos tacones negros, perfecto para una noche de cita.

2.

LAS MARAVILLOSAS PRENDAS DE PUNTO

Abogamos por la versión más moderna del punto básico. Se trata de un jersey que podría ser de tu novio y con el que pasarás los días más grises del invierno, con detalles de canalé, cortes estratégicos y un atractivo infinito por su comodidad. Es la prenda de punto renovada que merece que le hagas sitio en tu armario para combatir los meses de frío que se avecinan.

Para el día: combínalo con unos vaqueros pitillo y unas botas por encima de la rodilla para conseguir un estilo informal.

Para la noche: llévalo por dentro de una falda midi de algún color llamativo con un dobladillo asimétrico amplio. Conjúntalo con unos zapatos de tacón de aguja.

3.

EL ESTAMPADO ANIMAL

Desde el estampado de leopardo al de cebra, los estampados de piel de animal vuelven a estar en el candelero. La mejor forma de llevarlos es con mesura, ya sea un cinturón estampado o una bufanda con flecos.

Para el día: un cinturón estampado es una forma discreta y elegante de añadir definición a un vestido suelto o a un mono de punto elástico para ir a la oficina.

Para la noche: un vestido negro escalonado combinado con un bolso cuadrado con estampado de leopardo es todo lo que necesitas para una noche en el centro. Una suave sombra de ojos de estilo ahumado es imprescindible.

4.

LA FALDA DE CUADROS

Cuadros escoceses, cuadros vichí, tartán… La falda de cuadros —y sus numerosas versiones posibles— no parece pasar de moda. Hazte hoy con una falda de tela de lana a cuadros con un volante asimétrico ondeante y no querrás separarte nunca de ella.

Para el día: combínala con una chaqueta de cuadros en contraste, un top de seda de manga corta y zapatos de cordones.

Para la noche: si quieres un estilo desenfadado, queda perfecta con una camiseta con un estampado gráfico metida por dentro. Solo tienes que rematarlo con un pintalabios llamativo y un bolso con personalidad.

5.

EL VESTIDO CRUZADO

El vestido cruzado, que lleva cuarenta años entre nosotros y no pierde fuelle, es un básico para cualquiera, independientemente de la figura y la talla, además es una agradecida alternativa al típico «vestidito negro». Invierte en un vestido cruzado de suave satén y seda en verde azulado o gris pardo. Su caída sobre el cuerpo es siempre maravillosa.

Para el día: sé creativa. Combínalo con un jersey de cachemira de color crema encima y remátalo con unas botas en rosa palo.

Para la noche: sé elegante. Conjúntalo con unas sandalias que pasen desapercibidas y un bolso de mano engalanado para ir a tomar una copa.

Top