Missoni

Missoni comenzó su andadura siendo una minúscula empresa de prendas de punto que confeccionaba los chándales del equipo italiano de carreras de vallas —del cual Ottavio Missoni, el propietario de la marca, era miembro— para los Juegos Olímpicos de Londres de 1948. Por aquel entonces Missoni —junto a su futura mujer, Rosita— creó una de las casas de moda más prestigiosas del mundo. Desde un principio, sus diseños rebosantes de color e inspirados en el arte popular permitieron a la marca diferenciarse. Hoy en día —cuando la batuta la lleva la segunda generación— sus estampados siguen pisando fuerte sin mostrar signo alguno de decoloración.

Únete ahora

Regístrate para recibir ofertas exclusivas e invitaciones a eventos