El arte de vestirte en la ciudad

Largas noches templadas y un calendario social efervescente, desayunos en el balcón y copas en la azotea, por no decir que el ambiente veraniego le arranca una sonrisa a la gente por la calle. Ese es el verano. Que sí, el verano en la ajetreada ciudad es divino. Pero las elevadas temperaturas no siempre encajan con tu #vestido favorito. Seguro que sabes a qué nos referimos.

Además, piensa que el verano también es la estación más fotogénica del año – y tu mejor amiga no tiene compasión al subir fotos a todas las redes sociales. Pero sobre todo, resiste la tentación de comprarte un abanico plegable. Que sea verano no significa que tengas que sacrificar tu estilo. Te contamos cómo puedes mantener el temple durante la estación favorita de todos…

CON UN TOQUE DE FRESCOR

Afortunadamente, vuelven los tonos pastel. Los colores oscuros absorben la luz y los claros la reflejan, así que está claro que esos días sofocantes se pueden solucionar con un rosa maquillaje, un verde menta o un blanco impecable. Te darán un aspecto ligero y veraniego, y además resaltan el moreno como ningún otro tono. Cuanto más ligera sea la tela, más fresca te sentirás – sobre todo si te pasas el día corriendo de un lado a otro.

MOSTRAR UN POCO EL HOMBRO

Tanto si muestras ambos hombros o llevas algo que revele uno de los dos, esta tendencia tiene su truco. Intenta combinarla con una prenda interesante como una camisa masculina desestructurada, o sencillamente abre un poco el blazer para dejar entrever el hombro. No olvides echarte algún protector solar o andar por la sombra para que no te queden marcas raras.

VES POR LIBRE

La ropa ajustada es el enemigo número uno de la gente urbana. No hay nada peor que una camisa que se te pegue a la espalda dejándote en evidencia cuando sales de una reunión.  Elige formas fluidas y siluetas sueltas en telas transpirables como el algodón o el lino. Todo el mundo necesita un vestido que le valga tanto para la playa como para una fiesta, así que busca uno bohemio y largo hasta los pies.

BIEN TRAJEADOS

Cuando llega el mes de mayo, hay que buscar una alternativa refrescante al traje del trabajo. Las reglas se relajan un poco en la oficina cuando sube el termómetro: se llevan chaquetas más deportivas en lugar de las de sastre, las corbatas se quedan en casa y nos remangamos la camisa. Si no te queda otra que llevar un traje, busca colores claros como el gris, el azul o el piedra de esta temporada. Combínalo con la eterna camisa blanca para un look veraniego clásico que nunca falla.

Top
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle la mejor experiencia de nuestra página web, recopilar información estadística y proporcionarle publicidad. Sin ellas, la funcionalidad de la página web se reduciría. Por favor, clique en la "X" para confirmar que está usted de acuerdo con nuestro uso de las cookies en esta página web. De lo contrario, por favor clique aquí para más detalles sobre cómo cambiar la configuración de las cookies.